El trastorno de déficit de atención con hiperactividad: información básica

Descripción general


¿Le resulta difícil prestar atención? ¿Siente la necesidad de moverse constantemente durante momentos en que no debe hacerlo? ¿Encuentra que siempre está interrumpiendo a los demás? Si esto le pasa continuamente y siente que estos comportamientos le están impactando negativamente su vida diaria, podría ser un signo del trastorno de déficit de atención con hiperactividad (a veces conocido como TDAH).


Una persona que tiene el trastorno de déficit de atención con hiperactividad tiene dificultad para prestar atención y controlar sus comportamientos impulsivos. También puede ser inquieta y estar en movimiento constante.


El trastorno de déficit de atención con hiperactividad no es sólo un trastorno de la infancia.


Aunque los síntomas del trastorno de déficit de atención con hiperactividad comienzan en la infancia, puede continuar en la adolescencia y la edad adulta. A pesar de que la hiperactividad tiende a mejorar a medida que un niño se convierte en un adolescente, a menudo los problemas de falta de atención, desorganización y mal control de los impulsos continúan hasta la adolescencia y en la edad adulta.


¿Qué causa el trastorno de déficit de atención con hiperactividad?


Los investigadores del Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH, por sus siglas en inglés), los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés), y en otras partes del país están estudiando las causas del trastorno de déficit de atención con hiperactividad. La investigación actual sugiere que puede ser causado por la interacción entre los genes y el medio ambiente o factores no genéticos. Al igual que muchas otras enfermedades, hay una serie de factores que pueden contribuir a este trastorno, incluyendo:


  • Genes

  • Consumo de tabaco, alcohol o drogas durante el embarazo

  • Exposición a toxinas ambientales, tales como niveles altos de plomo, a una edad temprana

  • Bajo peso al nacer

  • Lesiones cerebrales


Señales de aviso


Las personas con trastorno de déficit de atención con hiperactividad muestran un patrón persistente de tres diferentes tipos de síntomas:


  • Dificultad para prestar atención (falta de atención)

  • Actividad o inquietud excesiva (hiperactividad)

  • Actuar sin pensar (impulsividad)


Estos síntomas obstaculizan el funcionamiento o el desarrollo de la persona. Las personas con trastorno de déficit de atención con hiperactividad tienen una combinación de los siguientes síntomas:


  • Pasan por alto o no se dan cuenta de los detalles, come ten errores por descuido o descuidados, en las tareas escolares, en el trabajo o al realizar otras actividades

  • Tienen problemas para mantener la atención en sus tareas o juegos, incluyendo en las conversaciones, conferencias o lecturas largas

  • Parecen no escuchar cuando se les habla directamente

  • No logran seguir instrucciones, terminar las tareas u obligaciones escolares, del hogar o del trabajo o comienzan las tareas, pero en poco tiempo pierden el enfoque y se distraen fácilmente.

  • Tienen problemas para organizar tareas y actividades, como, por ejemplo, para hacer las tareas en secuencia, mantener los materiales y pertenencias en orden, mantener el trabajo organizado, controlar el tiempo, y cumplir con los plazos

  • Evitan o no les gusta hacer tareas que requieran un esfuerzo mental sostenido, como trabajos escolares o domésticos, o en el caso de adolescentes y adultos mayores, preparar informes, completar formularios o revisar documentos largos

  • Pierden objetos necesarios para las tareas o actividades, tales como los útiles escolares, lápices, libros, herramientas, billeteras, llaves, documentos, anteojos y teléfonos celulares

  • Se distraen fácilmente con pensamientos o estímulos no relacionados

  • Son olvidadizos en las actividades diarias, como las tareas, los mandados, retornar las llamadas y mantener las citas


Algunas señales de hiperactividad e impulsividad son:


  • Moverse y retorcerse cuando se está sentado.

  • Levantarse y pasearse en momentos y lugares donde se espera que las personas permanezcan sentadas, como en el aula o la oficina

  • Correr o deambular o treparse en lugares donde no se considera apropiado o, en el caso de adolescentes o adultos, sentirse inquietos a menudo.

  • No poder jugar o participar en pasatiempos sin hacer bulla

  • Estar constantemente en movimiento o deambulando o actuando como si fuesen “impulsados por un motor”

  • Hablar sin cesar

  • Responder las preguntas antes de que se terminen de hacer, terminar las oraciones de otras personas o hablar sin esperar su turno en la conversación

  • Tener problemas para esperar su turno

  • Interrumpir a otros o entrometerse, por ejemplo, en las conversaciones, juegos o actividades


Tener estas señales y síntomas no necesariamente significa que se tiene trastorno de déficit de atención con hiperactividad. Hay muchos otros problemas, como la ansiedad, la depresión y ciertos tipos de problemas de aprendizaje, que pueden tener síntomas similares. Si usted está preocupado pensando que usted o su hijo podrían tener el trastorno de déficit de atención con hiperactividad, el primer paso es hablar con un profesional de la salud para averiguar si los síntomas se ajustan al diagnóstico. El diagnóstico lo puede hacer un profesional de la salud mental, como un psiquiatra o psicólogo clínico, o el médico de cabecera o pediatra.


Cómo tratar el trastorno de déficit de atención con hiperactividad


Aunque no existe una cura para el trastorno de déficit de atención con hiperactividad, los tratamientos actuales pueden ayudar a reducir los síntomas y mejorar el funcionamiento. Este trastorno se trata con medicamentos, educación o capacitación, psicoterapia, o con una combinación de tratamientos.


Medicamentos


Para muchas personas, los medicamentos para el trastorno de déficit de atención con hiperactividad reducen la hiperactividad y la impulsividad y mejoran la capacidad de concentrarse, trabajar y aprender. La primera opción de tratamiento para el trastorno de déficit de atención con hiperactividad son los estimulantes.


Estimulantes: Aunque pueda parecer inusual tratar el trastorno de déficit de atención con hiperactividad con un medicamento que se considera un estimulante, es un tratamiento eficaz. Muchos investigadores piensan que los estimulantes funcionan porque el medicamento aumenta la dopamina en el cerebro, y ésta desempeña un papel esencial en el pensamiento y la atención.


No estimulantes: Estos medicamentos tardan más en tomar efecto que los estimulantes, pero también pueden mejorar la concentración, la atención y la impulsividad en una persona con trastorno de déficit de atención con hiperactividad. Los médicos pueden recetar un medicamento no estimulante si una persona tiene efectos secundarios molestos a los estimulantes, si los estimulantes no son eficaces, o en combinación con un estimulante para aumentar la eficacia. Dos ejemplos de medicamentos no estimulantes son la atomoxetina y la guanfacina.


Antidepresivos: Aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos no ha aprobado el uso de antidepresivos específicamente para el tratamiento del trastorno de déficit de atención con hiperactividad, a veces se utilizan para tratar a los adultos con trastorno de déficit de atención con hiperactividad. Ocasionalmente se usan los antidepresivos más antiguos llamados tricíclicos porque, al igual que los estimulantes, afectan la norepinefrina y la dopamina, que son sustancias químicas en el cerebro.


Hay muchos tipos y marcas de estos medicamentos, todos con posibles beneficios y efectos secundarios diferentes. A veces es necesario probar varios medicamentos o dosis diferentes de medicamentos antes de encontrar el que funciona para una persona en particular. Cualquiera que tome medicamentos deben ser vigilado cuidadosamente por el médico que los prescribe.


Llame a su médico de inmediato si tiene algún problema con los medicamentos que está tomando o si está preocupado de que podrían estarle haciendo más daño que bien. Su médico puede ajustar la dosis o cambiarle la prescripción a un medicamento diferente que tal vez funcione mejor para usted.


Psicoterapia


Se han probado diferentes tipos de psicoterapia para el trastorno de déficit de atención con hiperactividad, pero las investigaciones muestran que la psicoterapia tal vez no sea eficaz en tratar los síntomas de este trastorno. Sin embargo, la adición de psicoterapia a un plan de tratamiento para el trastorno de hiperactividad con atención puede ayudar a los pacientes y a sus familias a lidiar mejor con los desafíos diarios.


Para niños y adolescentes: Los padres y los maestros pueden ayudar a los niños y adolescentes con trastorno de déficit de atención con hiperactividad a mantenerse organizados y seguir las instrucciones, con tácticas como mantener una rutina y un horario, organizar los artículos de uso diario, usar organizadores de tareas y cuadernos escolares, y alabar o recompensar a los niños si se siguen las reglas.


Para adultos: Un profesional o terapeuta en salud mental puede ayudar a un adulto con trastorno de déficit de atención con hiperactividad a aprender a organizar su vida con tácticas que incluyen aprender a mantener rutinas y dividir las tareas grandes en tareas más pequeñas y manejables.


Educación y capacitación


Los niños y los adultos con trastorno de déficit de atención con hiperactividad necesitan orientación y la comprensión de sus padres, familias y maestros para alcanzar su pleno potencial y ser exitosos. Los profesionales en salud mental pueden educar a los padres de un niño con este problema sobre el trastorno y cómo éste afecta la familia. También pueden ayudar al niño y a sus padres a desarrollar nuevas habilidades, actitudes y formas de relacionarse entre sí. Algunos ejemplos incluyen:


  • La capacitación en habilidades para la crianza enseña a los padres las destrezas que necesitan para reforzar y recompensar el comportamiento positivo en sus hijos.

  • Las técnicas para el manejo del estrés pueden beneficiar a los padres de los niños con trastorno de déficit de atención con hiperactividad al aumentar su capacidad para hacer frente a la frustración, para que puedan responder con calma al comportamiento de su hijo.

  • Los grupos de apoyo pueden ayudar a los padres y a las familias a juntarse con otros que tienen problemas e inquietudes similares.


Si se añade terapia conductual, consejería y apoyo práctico, se puede ayudar a las personas con trastorno de déficit de atención con hiperactividad y a sus familias a enfrentar mejor los problemas diarios.


Programas con base en las escuelas


Algunas escuelas ofrecen servicios de educación especial a los niños con este trastorno que califican para recibirlos. Los especialistas en educación ayudan a los niños, padres y profesores a realizar cambios en la clase y en las tareas asignadas para ayudar a que el niño pueda salir adelante. Las escuelas públicas están obligadas a ofrecer estos servicios a los niños que califican y estos pueden ser gratuitos para las familias que viven dentro del distrito escolar. Para más información acerca de la Ley para la Educación de Individuos con Discapacidades (IDEA, por sus siglas en inglés), visite: http://idea.ed.gov (inglés) y https://www2.ed.gov/espanol/bienvenidos/es/idea.html (español).


Cómo encontrar ayuda


El Centro Nacional de Recursos para el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad, un programa de la organización de Niños y Adultos con el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (CHADD®, por sus siglas en inglés), recibe apoyo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y tiene información y muchos recursos. Puede ir a su sitio web en https://chadd.org/about/about-nrc/ o llamarles por teléfono al 1–800–233–4050. También puede visitar la página en inglés de Ayuda para Enfermedades Mentales del NIMH en https://www.nimh.nih.gov/health/find-help/index.shtml (inglés).


Source: The National Institute of Mental Health; National Institutes of Health; U.S. Department of Health and Human Services.

Contact Us

Email.     ayo@thesarafianfoundation.org

Tel.         1.916.684.8957

Web.      thesarafianfoundation.org

If you think you have a medical or psychiatric emergency, call 911 or go to the nearest hospital. Do not attempt to access emergency, urgent, or clinical care through this website. The information provided using this Web site is only intended to be general summary information to the public. It is not intended to take the place of either the written law or regulations.

The Sarafian Foundation is not a substitute for professional treatment. The Sarafian Foundation is not responsible for the content or policies of external websites.

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon